Cada familia es distinta, y además depende del tiempo que pueda dedicar al asunto cada miembro de la familia, así como de la complejidad de la situación personal y financiera de cada uno de ellos.

En cualquier caso, el proceso es siempre el mismo: diagnóstico, ejecución y seguimiento.